¿Está demasiado gordete mi bebé?

bebe gordo

Es una pregunta que te haces cuando vez a tu nene con los cachetes coloraditos y rollizo. Parece un nene de esos que salen en la tele promocionando compotas o jugos y la verdad es que está muy guapo y todo el mundo lo dice. Pero un bebé gordo no significa que este saludable sino todo lo contrario: la obesidad infantil puede ser la puerta a muchas enfermedades.

El pediatra en las consultas regulares es quien sigue el peso del bebé, y el que puede decir realmente si el nene tiene un peso normal para su talla o hay tendencias a la obesidad.

 

¿Entonces le hago dieta al nene?

Pues sí, es necesario limitar los dulces y las confituras y comenzar a darle más fruta y jugos. De igual modo hay que disminuir gradualmente el consumo de harina a través de los atoles, maicenas o cereales.

A veces como son pequeños, a los padres les da un poco de dolor restringir los alimentos sabrosos, pero eso no significa que sean los más saludables. Las frutas y los vegetales también se pueden convertir en un plato favorito, solo es cuestión de utilizar la imaginación y la inventiva, porque la realidad es que estar gordo no es sinónimo de saludable.

Cuando el niño está regordete tiene más probabilidades de padecer enfermedades de la piel como las dermatitis, quemaduras por fricción o el sarpullido. Esto es a consecuencia de que suda mucho más que un niño de peso normal y tendemos a bañarle más seguido. Por consecuencia, le resecamos la piel y de ahí las lesiones.

Por la misma razón, si se enferma del estómago y tiene diarreas o vómitos las probabilidades de que tenga acudir a Urgencias por deshidratación son mayores. Ocurre también si tiene fiebres elevadas.

Si tu bebé está rollizo, puede que le cueste mucho gatear, función muy importante para su desarrollo psicomotor, de igual modo le costará mucho más aprender a caminar.

Deja un comentario